Jeanette Chin, joven emprendedora en Rotterdam
16876
post-template-default,single,single-post,postid-16876,single-format-standard,ajax_updown,page_not_loaded,,qode_grid_1200,vss_responsive_adv,footer_responsive_adv,transparent_content,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
Jeanette Chin De Kade Rotterdam restaurante vegetariano en uno mas en rotterdam

Emprendedora, abogada y propietaria del restaurante asiático De Kade

Jeanette Chin, propietaria del restaurante De Kade

Jeanette es una joven emprendedora holandesa que tiene su propio restaurante en Rotterdam. Desde que la conocí supe que ella sería una de las primeras personas a las que quería entrevistar. Vi en ella seguridad, coraje, cualidades emprendedoras y muchas ganas de hacer las cosas bien. Sin dudarlo y con la página web a medio montar, le pedí una entrevista para saber más de ella e indagar en ese espíritu emprendedor que la había llevado a dar un vuelco a su carrera profesional.

Quedé con ella en su restaurante el 27 de febrero 2017 y la entrevista se realizó íntegramente en holandés. Tanto la transcripción como la traducción al español, guardan y respetan el orden y el contenido de la conversación. Espero que os guste tanto como a mí escribirlo.


¿Quién es Jeanette Chin?

Soy Jeannette, tengo 29 años y en el 2014 terminé mis estudios de Derecho Criminal en la Universidad Erasmus de Rotterdam. Hice las prácticas en los juzgados de Rotterdam y al acabar la carrera trabajé en ayuda a víctimas.  Más tarde lo hice como jurista para el Ministerio de Seguridad y Justicia.

Trabajaba, tenía un salario fijo pero no tenía la libertad para hacer lo que quería. Yo necesito tener desafíos así que dejé mi trabajo y me lancé a la aventura de montar un negocio. En septiembre del 2016 inauguré mi restaurante De Kade.

Coge las oportunidades que se te ofrecen con las manos abiertas y sé independiente.

De abogada a propietaria de restaurante

La verdad es que muy bien. Mis padres han estado en todo momento detrás de mi elección Justamente fue mi madre la que me motivó e impulsó a dejar mi empleo y abrir un restaurante. Ella me conoce muy bien y no me veía feliz. Me dijo que tener un negocio es mejor inversión que trabajar para cuenta ajena.

Me dijeron: “coge las oportunidades que se te ofrecen con las manos abiertas y sé independiente”. Ahora trabajo muchas más horas pero para mi propia empresa. Yo puedo mejorar mi situación financiera, invertir en un futuro y ser más feliz con lo que hago.

¿Cómo viviste el proceso de montar tu propio empresa?

El mundo del restaurante no es ajeno ya que mi familia, tanto por parte de madre como de padre, tiene establecimientos de cocina asiática. Desde hace más de dos años soy vegetariana y me hice la pregunta de qué podía ofrecer a la gente en esta ciudad que aún no existiera. La decisión fue fácil. No hay muchos restaurantes vegetarianos o veganos en Rotterdam y yo veo De Kade, como un valor añadido a la ciudad.

Como mi padre es surinamés y mi madre es china opté por traer a De Kade la cocina que había visto en casa. La cocina china es mucho más amplia y variada que la surinamesa, pero las dos tienen puntos en común: el sabor, productos frescos y ser preparados con mucho amor.

Reconozco que el comienzo fue un auténtico reto. Esta es una calle muy diversa en la que se encuentran culturas muy diferentes. Me preocupaba saber si les gustaría o no el concepto que representaba mi restaurante. Kruiskade es conocida por ser calle asociada a la carne, con diferentes carnicerías, supermercados, tiendas especializadas en productos cárnicos. De Kade iba a ser el único restaurante que no ofrecería productos de animales.

De Kade amplia su concepto

En un principio el concepto iba ser solo vegetariano pero a los 4 meses decido cambiar el concepto y añadir una carta para no vegetarianos. A esto me llevaron dos factores: la demanda del público que quería carne en el menú y el limitado número de vegetarianos y veganos que hay en Rotterdam.

Quiero equivocarme, rectificar y aprender de las cosas que hago y de cada decisión que tomo.

Sinceramente, no lo veo como un cambio en el concepto sino más bien como un complemento a lo que ya había. He hecho una inversión en cocineros especializados, en reformas para tener cocinas separadas. Ahora la oferta sigue siendo igual de amplia tanto para un grupo como para el otro. Además, ofrecemos productos muy conocidos como “broodje kip kerrie” (bocadillo de pollo al curry) en la variante vegetariana.

¿Cómo definirías tu estilo de dirección?

Soy una mujer joven, nueva en esto y es una parte bastante complicada. Soy responsable de un grupo de personas a las que tengo que motivar, dirigir, y al mismo tiempo, sentir que me aceptan y confían en mí. La relación de confianza tiene que ser mutua y es un trabajo diario. Como jefa tengo que cuidar de ellos y que ellos trabajen para mí en la mejor de las predisposiciones. Conseguir que lo hagan todo por el negocio. Asimismo, so se puede olvidar que ellos tienen que trabajar en equipo y no ésa no es tarea fácil.

La función de propietaria de un restaurante es un paquete muy completo. A veces me siento como una malabarista que tiene que tener las bolas en el aire constantemente. Lo que más me cuesta es delegar funciones. Me cuesta perder el control y delegar responsabilidad. De Kade es mi negocio y quiero llevarlo a mi manera.

Soy una perfeccionista nata. Quiero dejarlo todo perfecto cuando salgo y quiero que todo esté perfecto cuando regreso.

La mayoría del personal que tengo es por mi madre. Ella lleva tantísimo tiempo en el negocio que le era fácil sacar personal de sus contactos. El cocinero está especializado en cocina vegetariana y mi madre sabía que entre el cocinero y yo había una buena relación. Para ella y para mí era un factor importante. Al cocinero le di la libertad de formar su propio equipo de cocina. Desde que hemos ampliado nuestra carta he contratado a tengo dos cocineros más especializados en carne y pescado. Para mí las bases son libertad y confianza.

¿Cuáles son tus objetivos para enero 2018?

Quiero seguir con la tendencia en alza. Seguir subiendo en facturación y que mi público sea más consciente de la comida vegetariana, de la amplitud de la oferta y de la alternativa que supone una comida sana.